martes, 3 de diciembre de 2019

Mi libro, presentado en sociedad

Ellas en clave femenina de Carla Penna

Ellas en clave femenina, mi primer libro, mi pequeño y gran escalón profesional en la vida literaria acaba de nacer. Un manifiesto de microrrelatos poéticos que hablan sobre nosotras, las mujeres. Un proceso personal entregado al mundo para ser saboreado y trabajado a partir de nuestras historias.

Pequeñas dosis literarias bañadas de realidad: todas nuestras vivencias, nuestras facetas, nuestras funciones, nuestros sentimientos y pensamientos, nuestros amores y desamores, nuestros silencios, nuestros gritos, nuestros anhelos, nuestras emociones.

Una obra que nos plantea posicionarnos en otro lugar, el de las protagonistas de nuestras vidas. Una mirada femenina y diferente de conocernos que nos da poder y les permite a los hombres mirarnos y mirarse desde otro lugar del escenario para facilitar nuestra vinculación desde la igualdad de condiciones.


Ellas en clave femenina ha venido para quedarse, para calar profundo y sorprenderme desde el comienzo con tantas casualidades no casuales, con lo justo en cada momento.


Siento que he llegado hasta aquí con sentido cayéndome y levantándome para esta pequeña y gran meta, para disfrutarla desde mí y todas mis contradicciones.


Como ya dije en este tiempo, es mi niña libro y la presentaremos en sociedad el viernes 13 de diciembre a las 19 h en La Filanda Espai de Creació de La Garriga (Barcelona) y el domingo 15 de diciembre a las 18 h en la Llibreria Pròleg de Barcelona.

Para el que quiera tener el libro con antelación o no puede asistir a las presentaciones podéis encontrarlo en www.ninalobaeditorial.es, en la Librería Strogoff de La Garriga (Barcelona), en la Librería Pròleg de Barcelona o en La Librería de Montequinto (Sevilla).

Ellas, todas nosotras, los esperamos para identificarnos.




miércoles, 16 de octubre de 2019

Retos literarios en el mes de las escritoras


Desde 1901 a 2019, ciento tres hombres fueron elegidos Premios Nobel de Literatura, mientras que sólo quince mujeres recibieron en el mismo período dicho premio.
El pasado 14 de octubre de 2019, se conmemoraba en España desde 2016 por iniciativa de la Biblioteca Nacional de España, la Asociación Clásicas y Modernas y la Federación Española de Mujeres Directivas, Ejecutivas, Profesionales y Empresarias (FEDEPE), el Día de las Escritoras para hacer visible el trabajo de las mujeres en la literatura y combatir la discriminación que han sufrido a lo largo de la historia.
Para esta fecha señalada, con el tema del amor como central y en el mes de #LeoAutorasOct, he decidido darles voz a tres escritoras noveles contemporáneas que ya tienen un lugar en el mundo literario y que abordan temas tan trascendentales como la autopublicación, las campañas de crowdfunding o micromecenazgo y los canales de Youtube respectivamente. Ellas son: Luisa Ruiz Bueno, Amaya Michelena Alberdi y Raquel Díaz Reyes, tres alumnas de la Maestría de Escritura Creativa e Industria Editorial de la Escuela Tinta Púrpura de Madrid dirigida por la escritora y editora Covadonga González-Pola.

Luisa Ruiz Bueno

Es una escritora zaragozana de 60 años, madre de tres hijos y amante de las letras. “Siempre me ha gustado escribir. Lo hago por necesidad, porque me siento más viva cuando camino entre mis personajes. No creo que pueda dejarlo nunca”, afirma Luisa.
Hace veinte años vive en Alicante. Se formó en Magisterio en la Universidad de Zaragoza y aunque pudo ejercer pocos años como profesional por logística familiar, es una gran maestra de la vida.
Durante años sintió un gran pudor para mostrar lo que hacía, “desnudar su alma”, hasta que en enero de 2019 decidió autopublicar su novela ‘Pinceladas de nosotros’ con la editorial Letrame. Una obra con tintes románticos que habla, a través de Malena, su protagonista, del amor en todas sus facetas; entrelazando la vida de un grupo de amigas que se apoyan mutuamente. “El poder de la amistad, el refugio de la familia y la pasión del amor correspondido son las alas fundamentales para emprender este viaje”, reza la sinopsis de esta sensible historia.
“El nacimiento de esta novela fue un desafío personal para comprobar si era capaz de escribir algo más allá de relatos, poemas y algún cuento”, puntualiza la autora.
“Mi experiencia con la autopublicación, la verdad, ha sido difícil, tal vez porque me cuesta ser comercial de mi novela”, expresa la escritora zaragozana.
En 1993 ganó el tercer premio de relatos de literatura negra “Ciudad de Vitoria” y en 2019 dos concursos de relatos cortos en Instagram organizados por la Escuela Tinta Púrpura de Madrid.
“Actualmente estoy inmersa en la corrección de mi segunda novela, que, seguramente, se llamará ‘Pequeñas cicatrices’, mientras tengo empezada una tercera que ya está casi por la mitad”, detalla Ruiz Bueno.
La autora de ‘Pinceladas de nosotros’ nos regala una frase sobre el amor: «¿Sabes?, le quiero. Es la primera vez que siento esto, es como si lo conociera de siempre, como si mi vida antes de él se quedara difuminada, lejana».
Si quieres conocer su página web y comprar su libro visita el enlace www.luisaruizbueno.com donde Luisa Ruiz Bueno plasma sus producciones y las noticias sobre su novela. También podéis encontrar ‘Pinceladas de nosotros’ en el página de Amazon https://www.amazon.es/Pinceladas-nosotros-Novela-Luisa-Bueno/dp/8417704159.
Síguela, además, en Instagram: luisa.r.bueno o en Facebook: luisa.ruizbueno.9 para enterarte de todo lo que le gusta.

Amaya Michelena Alberdi

Tiene 53 años, nació en País Vasco y vive desde hace tres décadas en Palma de Mallorca. Tiene 2 hijas de 21 y 16 años. Es escritora, periodista y responsable del suplemento dominical del diario Ultima Hora.
“El gusanillo de la escritura me picó en la infancia; escribo novelas desde los diez años, también relatos y algo de poesía en la juventud”, expresa Amaya. “Pero hasta ahora no me había decidido a intentar publicar, quizás por timidez o por inseguridad” —continúa. “A estas alturas de la vida ya piensas que o te lanzas al vacío o abandonas la idea, así que preferí intentarlo. No se pierde nada”, enfatizó la autora deEl laberinto de Auria’, la primera novela que publicará con la editorial Tandaia a través de una campaña de crowdfunding o micromecenazgo (https://www.lanzanos.com/tandaia/proyectos/el-laberinto-de-auria/) que ya ha conseguido el cien por ciento de la recaudación para que su novela vea la luz.
Seis jóvenes estudiantes de un colegio de monjas desaparecen sin dejar rastro mientras realizaban una excursión escolar a una iglesia medieval, un laberinto de pasillos y escaleras sin fin que se extiende por debajo del templo y que esconde la historia de Auria, una jovencita de la Europa del siglo XII. Ambas historias se cruzan para sorprendernos.
En cuanto a su experiencia en las campañas de crowdfunding opina Amaya: “Entiendo que las editoriales tienen dificultades para abordar las inversiones necesarias para poner un libro en las librerías, pero es su negocio y deberían apostar por él o abandonarlo. El panorama actual del sector es un híbrido en el que las grandes editoriales, que sí tienen medios, están cerradas a cal y canto; las medianas se tienen que buscar medios creativos para encontrar la financiación y las que se dicen editoriales —y en realidad no lo son— lo que quieren es sacarles el dinero a los autores a cambio de la ilusión de ver su libro publicado”.
La autora de 'El laberinto de Auria' explica su caso: “La editorial Tandaia, con la que publicaré próximamente, utiliza un sistema de micromecenazgo para valorar el apoyo que un libro puede lograr antes de lanzarlo a la imprenta. Durante un mes tienes que recabar apoyos para conseguir los casi mil euros que cuesta sacarlo adelante. El esfuerzo lo tienes que hacer tú, prácticamente vendiéndolo a punta de pistola” —detalla.
“Yo creo que el trabajo de un editor es hacer buenos libros y venderlos y el trabajo de un escritor es escribirlos. Ahora nos han convertido a los autores en vendedores, expertos en marketing, titiriteros y casi funambulistas. Todo el peso recae sobre nosotros” —acentúa Michelena.
Sobre la primera experiencia en el amor de su principal personaje, Auria, la escritora nos adelanta: «Nunca pensé que alguien pudiera sentirse tan feliz. Aquello no se parecía a nada de lo que había vivido hasta entonces. Era tan cálido como sentir el calor del sol en la cara un día de invierno, tan refrescante como meterse en el río helado en un día sofocante, tan amoroso como el abrazo de una madre joven a su bebé recién nacido, tan emocionante como una carrera a caballo con los ojos cerrados, tan delicioso como el mejor de los postres de Hortense, tan dulce y tierno como la amistad incondicional de una hermana... no sabría describirlo, tan potente era, tan definitivo».

Sigue a Amaya Michelena Alberdi en Instagram: michelena66; en Twitter: @Michelena66; en Facebook amaya.michelena y/o en Pinterest: amayamichelena para enterarte de todas sus novedades.

Raquel Díaz Reyes

Filóloga, escritora y youtuber de 48 años nacida y residente actual en Santa Cruz de Tenerife, aunque también vivió en Inglaterra e Irlanda. Estudió Filología Hispánica y trabaja como funcionaria del Ministerio de Educación desde 2002.
Dedicada principalmente a la docencia, formada como Licenciada en Filología Inglesa y youtuber de su propio canal de entretenimiento Divertimento para letras, abierto desde marzo de 2019 y enfocado hacia el lenguaje, la literatura y las letras en general.
“Amo la literatura y el lenguaje desde que tengo uso de razón”, subraya Raquel.
Tiene escrito su primer libro de cuentos rimados para niños —pendiente de publicación—, es ganadora del 2º premio del X Certamen de Poesía Municipio de Antigua en Fuerteventura con el poema titulado ‘Puntuación reprobable’ y del 4º premio del I Certamen Internacional de poesía, soneto y microrrelato humorístico del Centro Cultural Kemkem de Buenos Aires; además de publicaciones de artículos y proyectos pertenecientes al mundo de la educación y de la literatura.
En la actualidad, combina sus actividades profesionales con la escritura de su poemario Mensajes de Gaia y de narrativa para el público infantil.
El contenido de su canal Divertimento para letras está dividido en secciones como: Curiosidades lingüísticas, Reseñas de Libros, Minilecturas de 1 minuto, Naturaleza y poesía, Isla Fantasía y Frases de cine/Adivina la película.

“Procuro que mi canal sea un espacio alegre, que emane paz en la medida de lo posible y esté libre de temas conflictivos o se presten a calurosos debates que no lleven a nada. En la sección para niños, Isla Fantasía, cuento cuentos, fábulas y adivinanzas. Es mi forma de incluir en este medio un pedacito de mi amor a la infancia y de transmitir mi pasión por la literatura”, nos cuenta esta especialista en las letras en nuevos formatos.
“Desde que comencé a escribir tenía en mente abrir un espacio para comunicar temas literarios. Me decidí por crear vídeos en lugar de hacer un blog porque me atrae mucho más el formato audiovisual. De esta manera puedo incluir música, efectos de sonidos e imágenes, hasta mi voz en off y también la de otra persona. Creo que es muy enriquecedor y a mí personalmente me resulta más divertido de hacer” —relata Raquel con respecto a cómo compartir conocimiento literario a través de un soporte novedoso.
Con respecto al público del canal, Díaz Reyes nos comenta: “Curiosamente pensé que sería únicamente un público atraído por las letras pero me ha sorprendido ver que no es así. Las personas que lo siguen con más frecuencia están interesadas en temas curiosos y culturales en general, que además les gusta leer. En este momento los que más interactúan y comentan mis vídeos son: una profesora de matemáticas, un actor de teatro, dos youtubers de maquillaje, dos de canales para niños, un informático y una profesora de español para extranjeros. En verdad, muy variado”.
Para finalizar, Raquel Díaz Reyes parafraseando a Espido Freire nos regala una frase sobre el amor en un mes tan literario como este: Si consideramos la vida como un camino, nuestro deber con nosotros mismos es seguir andándolo, y la escritura tiene ese poder de continuidad. «El amor por las palabras continúa y la pasión por las historias también».

Síguela en su canal de Youtube:
https://www.youtube.com/channel/UCkRMyxK49RwPg9hlsNNWVAA, en Facebook: https://www.facebook.com/raquel.reyes.129794 y/o en Instagram: ladydragon.x para saber cuál será su próxima sorpresa.


viernes, 11 de octubre de 2019

La mariposa de Vanessa Montfort


El sueño de la crisálida de Vanessa Montfort
Actualmente vivimos el día a día acelerados por el trabajo, la logística familiar, las dificultades económicas, las contradicciones sociales, la falta de encuentro entre las personas y la gran necesidad de ser escuchados.
Somos casi autómatas de las pantallas en todos sus formatos cuando lo que realmente deseamos es la presencia de otro que sepa quién somos y ser amados por ello.
Sufrimos la soledad en medio del bombardeo mediático y en todos sus soportes pero no somos capaces de detenernos para pensar y muchos menos para ser concientes de lo que sentimos.
Desarrollamos habilidades táctiles que con un deslizamiento del dedo estamos aptos para buscar cualquier tipo de información que nos interesa, menos la de saber lo más valioso, qué queremos desde lo más profundo de nosotros.
La novelista y dramaturga contemporánea Vanessa Montfort ha cautivado en los últimos años a un amplio público por la sensibilidad y humanización de sus textos poniendo a las mujeres como principales voces de sus obras, contagiando emociones y siendo espejos de la realidad.
Con el antecedente de éxito internacional de “Mujeres que compran flores” con más de 150.000 ejemplares vendidos, ha llegado su última novela, “El sueño de la crisálida”, que hace viajar al lector por un recorrido sorprendente, intenso y de crecimiento personal utilizando como escenarios el mundo periodístico, el de la iglesia, las creencias y los grandes desafíos de la vida.
A través de Patricia y Greta, sus principales apuestas para este libro que se localiza entre Estados Unidos, España, Colombia, China y México, la autora logra tejer tramas y desenredar dolores para lograr la transformación de quienes lo leen.
Esta obra es en sí misma una crisálida que parece ser enigmática pero que es tan simple como el verdadero amor.
Dicen que hay voces necesarias y ésta es una de ellas que reta a la realidad del siglo XXI con una pequeña y gran dosis de humanidad. Para gritar sus dudas, sus miedos, sus contradicciones, sus injusticias, sus profundas grietas en el entendimiento, su falta de empatía social.
“El sueño de la crisálida” es una novela de denuncia y de esperanza, de cambio y solidaridad, de desencanto y conquista, de oscuridad y frescura, de dolor y renacimiento.
Quizás orientada más al público femenino por la integración de mundos de este género pero que al masculino no debería dejar inerte.
555 páginas de colores mariposa para variar los escenarios, los múltiples personajes secundarios y también las emociones, todo un viaje hacia la autenticidad de quién somos verdaderamente.
Con una portada sugerente de color turquesa, unos subtítulos originales y una contraportada que reza “Todos los seres humanos tenemos al menos una oportunidad de realizar un gran cambio vital, nuestra crisálida, y renacer convertidos en algo más auténtico, más fuerte y más libre”, esta historia vino para quedarse.
No te pierdas entonces esta crisálida de libertad, acepta el reto de recorrer el camino de tu propio sueño, encuéntralo o haz que él te encuentre a ti. Provoca tu propia mariposa.

miércoles, 9 de octubre de 2019

La buena alumna



Es cierto que para ser buena alumna primero haz de ser buena, después alumna y, por último, la combinación de ambas.
Voluntad, esfuerzo, dedicación, responsabilidad, trabajo, estudio, avidez, paciencia, tolerancia, resiliencia, sentido común, respeto; todos los elementos de un buen resultado en proporción a los objetivos planteados.
Siempre aspiré a ser una buena alumna para aprovechar las oportunidades, los conocimientos, los colores, las opciones, las etapas, los aprendizajes, los golpes; y no concibo otra forma de hacer las cosas que no sea poniendo lo mejor de mí.
Les aseguro que muchas veces sentí que desfallecía, que las cosas no tenían sentido o que para qué tanta inversión.
Parafraseando a Robert en “Los Puentes de Madison” sostengo: «Cuando pienso en por qué escribo, la única razón que se me ocurre es que me parece que he estado viajando hasta aquí. Y ahora, ahora me parece que todo cuanto he hecho en mi vida me ha estado conduciendo hacia mí como protagonista».
Próximamente mi primer libro de microrrelatos poéticos sobre la vida de las mujeres se publicará en España y yo feliz saboreo cada pequeño logro como escritora en lo personal y en lo profesional.
Gracias a todos los que han dado su luz para que este proyecto llegue a compartirse y yo también sea un resultado compartible.
He caminado 41 años hasta aquí y siento que lo único que debo es ser la que soy día a día con todas y cada una de mis contradicciones y desmesuras, con todas mis falencias y mis aciertos, con mis locuras y atinos, pero yo, la buena alumna de la vida, la mejor versión de mí misma.




martes, 27 de agosto de 2019

Pequeños y grandes logros

Casi un año y medio atrás he vuelto a encontrarme con las letras día a día, pasión que me acompaña desde que era una niña. 
Tenía 11 años cuando empecé a participar en talleres literarios, concursos y antologías en mi Leones natal. 
Poesías, relatos, columnas de opinión, entradas de blog, juegos literarios, microrrelatos poéticos, lecturas y demás juegan a completarme como un puzzle de mí misma a lo largo del recorrido. 
Ahí estoy siempre en las venas de las tintas para ser más que nunca. 
Con mi primer libro de relatos cortos dedicado a las mujeres recientemente terminado"ELLAS en clave femenina", busco una editorial que quiera ayudarme a sacarlo a la luz porque me lo debo, porque se los debo a todas ellas, a sus pensamientos, a sus sentimientos, a sus emociones que me han trascendido.
Cursando desde mayo la Maestría de Escritura Creativa e Industria Editorial de la Escuela Tinta Púrpura de Madrid he vuelto a encontrarme con concursos y publicaciones para bucear dentro de mí aún más y descubrirme escritora.
Y ahora cuatro de mis pequeñas obras, "Lección", "Ella y el mar", "La distancia de un atardecer" y "Sexofémina" fueron seleccionadas para las antologías "Porciones del Alma V", "Ellas IV", "Microatardeceres" "Sensaciones y Sentidos VI" respectivamente, pertenecientes a los concursos con los mismos nombres del portal literario para escritores y lectores del mundo Diversidad Literaria.


Lección - Porciones de la Alma V - Diversidad Literaria

Él lo sabe, se ahoga, no duerme, tiembla, pero en la oscuridad de la noche tiene el valor de preguntarle qué ha pasado con ella y cuál de sus silencios la ha dejado descubierta. Ella muda rompe intermitente un llanto que libera, habla de deseos, de mojar la vida, de nacer de nuevo, de sonrisas.

Carla Penna

Ella y el mar - Ellas IV - Diversidad Literaria

Ella está en el fondo de su sereno mar, mientras las olas en la superficie debaten los días y las horas para transcurrir dirimiendo lo que se llevan y lo que dejan en su ir y venir.
Ella es agua clara, fuente de todos los que quieran beberla, sal de la vida, arena misteriosa de su existir.

Carla Penna

La distancia de un atardecer - "Microatardeceres" - Diversidad Literaria

Papá se fue un atardecer sin que yo a la distancia pudiera darme cuenta. Mientras no estaba conmigo, él siempre se iba dejándome hacer pequeños duelos de sus viajes fugaces a ningún lugar para volver repentinamente y confundirme. Por eso aún sigo creyendo que volverá y que no es verdad que aquel atardecer se haya ido. Sólo es una cuestión de distancias.

Carla Penna

Sexofémina - VI Concurso "Sensaciones y sentidos" - Diversidad Literaria

La cautivó esa idea de conquistar los improperios de las pasiones, esa que teje la tela de las ansias y las formas, esa que mira despierta las curvas de los deseos, esa poseída, esa ninfómana.
Insaciable vertiente húmeda, hueco del sol, atajo del río, indescifrablemente mujer erótica.

Carla Penna

Pequeños y grandes logros en mi carrera como escritora, lo que se dice un buen comienzo. 



viernes, 29 de marzo de 2019

CILE 2019, desde el otro lado del charco


CILE 2019
A propósito del VIII Congreso Internacional de la Lengua Española (CILE 2019) desarrollado en Córdoba, Argentina desde el pasado miércoles 27 hasta el sábado 30 de marzo de 2019 y como cordobesa, argentina y residente en Cataluña desde hace más de 15 años, defiendo el repudio de parlamentarios cordobeses al rey de España Felipe VI por pertenecer a la monarquía como un sistema anacrónico que se repite, que no suma, que permite atentados contra la libertad de expresión. Por darle la espalada a la posibilidad de elegir en el referéndum del 1 O de 2017 y, mucho más grave, justificar descaradamente el uso de la fuerza y la violencia de los órganos del Estado español durante ese proceso para impedir lo que no se supo gestionar dialogando. También por permitir el encarcelamiento y un juicio injusto y sesgado -todavía en marcha- de la mayoría de miembros del ex gobierno catalán como presos políticos y enmarcar en la “justicia” un conflicto que se debería haber resuelto en el ámbito político.
Pero -no por ello y aún teniendo reparos de cómo se gestiona la lengua española a través de su principal institución como es la Real Academia de la Lengua integrada por 478 hombres frente a 11 mujeres desde 1713 hasta la actualidad y sin desconocer las marcas en el lenguaje que al universo femenino nos deja relegado- como periodista, escritora y amante de las letras sostengo que para Córdoba, para Argentina, para los casi 500 millones de hispanohablantes y para el mundo entero este Congreso tiene un valor incalculable.
La presencia de grandes personalidades de la cultura internacional que se aglutinan en tres días sobre un mismo escenario para hablar sobre la lengua española y del que verdaderamente me hubiera gustado mucho participar, así lo justifican. Además de todas las actividades que acompañan desde la semana anterior este contexto enriquecedor del festival de la palabra.
La lengua es una flor al sol que nos abre la puerta de otros mundos intrínsecos por descubrir que siempre suman y dejan huella. Abramos nuestra cabeza y nuestro corazón desde todas las latitudes para nutrirnos de sus matices, más allá de los contextos que la utilizan para decir o no decir en nombre de ella. Porque es un arma democrática en sí misma, porque es una herramienta primordial para entendernos, porque es un vehículo facilitador de cercanías.

sábado, 28 de abril de 2018

En el país de las manadas



En el país de la excéntrica “ñ” tanto da arrinconar en un portal, violar, grabar a una chica entre cinco individuos durante los Sanfermines del 2016 y luego publicar por la redes sociales lo sucedido para que la justicia el 26 de abril del 2018 dicte sentencia y no considere que es una agresión sexual (llámese violación) sino un abuso sexual continuado con prevalimiento (no es agresión porque no hubo violencia ni intimidación y es de prevelamiento porque los agresores se valieron de una relación de superioridad en número y edad, según lo expresado por los artículos 178 a 182 del Código Penal español). Así, en cambio de 22 años de cárcel pedidos por la Fiscalía General del Estado se le otorgan 9 y supeditados a los recursos que se presenten en los próximos días.
En el país de la “ñ” tanto da enviar a 16 miembros del Gobierno de Catalunya a la cárcel o al exilio con orden de detención internacional por delitos como rebelión y/o sedición penados por hasta 35 o 40 años de cárcel e inhabilitación permanente de los cargos simplemente por pensar diferente.
En el país de la “ñ” el Caso Altsasu en País Vasco, una trifulca en un bar el 15 de octubre del 2016 contra dos guardias civiles y sus parejas, se convierte en delitos terroristas, “reflejo de lo peor de la naturaleza humana que llevó en Europa a las mayores atrocidades de la xenofobia, el racismo y el fascismo”, según el fiscal José Perals este pasado miércoles durante el juicio exponiendo a los acusados hasta más de 62 años de cárcel.
En el país de la “ñ” la presidenta de la Comunidad de Madrid y presidenta del Partido Popular madrileño, Cristina Cifuentes, puede falsear un Máster que nunca acabó, robar cremas hidratantes en un supermercado durante el 2011 y justificar su dimisión como una “campaña de acoso y derribo” sobre su persona sin que le pase nada más.
En la misma semana del final de abril de 2018 este escenario surrealista, bochornoso y desproporcionado nos muestra la violación social a la democracia, la violencia de una justicia ausente y utilitaria para fines políticos y la vulneración de los derechos fundamentales.
En el país de la “ñ” en nombre de las leyes se comenten atrocidades: se tiran balas de goma dejando sin un ojo a un ciudadano que simplemente quiere votar, las fuerzas de seguridad irrumpen en los colegios atropellando a la gente que sólo cuidaban su derecho a elegir, no se considera violenta e intimidante una violación porque la víctima no se resistió físicamente porque estaba en estado de shock, se utiliza a la Guardia Civil y a la justicia como instrumentos maniqueístas para justificar la realidad. ¡Qué triste siglo XXI, bienvenidos al país de las manadas!

jueves, 21 de diciembre de 2017

Una tardor convulsionada

20 de desembre, dia de reflexió electoral, 3 mesos de una gimcana que sembla interminable, un recorregut de manifestacions de tota mena, de Procés i de pals, de pals sense procés, de neguits, “d’albioles i arrimades”, “d’icetes infectades”  i de més de 155 raons per plantar cara al blau fosc, al taronja de les reines, al vermell que sembla un gris tendre i al morat sense destí amb un groc intens, més viu que mai.

“Votarem”, “votarem”, “votarem” escolto a les meves oïdes que recorden com l’1 d’octubre es vestia de negres i blancs, de llargues nits de por i valentia, de llargs dies de coratge i acció social. Com va venir per quedar-se, com va a instal·lar-se al cor del poble, de molts del poble que desafiem la repressió, la injustícia, la intransigència, el conformisme, la presó, l’opressió i la dependència.

No han pogut fer-nos callar perquè parlar més alt precisament no indica la raó, perquè l’entendriment té que veure amb la intel·ligència i perquè no poden controlar aquesta cosa tan intrínseca com és la memòria històrica.     

Demà i com fins ara amb contundència, determinació i l’actitud pacífica de sempre donarem un pas endavant que encara no tenim clar de quines dimensions, però el temps el dirà. Endavant acabem la tardor, acabem l’any, acabem aquest capítol de aquesta convulsionada novel·la política, social, econòmica, plural amb les idees al cap, la veu clara i el cor a la mà.





miércoles, 18 de octubre de 2017

#HELP CATALONIA, SAVE EUROPE

La llengua és un vehicle i no un dimoni, sempre suma i mai hauria de polititzar-se. És un ben cultural que obre camins d'entesa, riquesa i visions del món. 
La tolerància a les diferències, el civisme, la llibertat d'expressió, de manifestació, d'associació i la independència dels poders garanteixen la democràcia
Mai la violència, l’obcecació i l'empresonament per les ideologies són el llenguatge de un Estat democràtic i molt menys al segle XXI. 
No es construeix res darrere de un mur, impediment per qualsevol diàleg. Les lleis no estan escrites amb pedres i no es pot utilitzar la Constitució com escut de defensa o la justícia com instrument per establir el statu quo oficialiste.
El poble català aposta per la llum de les espelmes per la pau, per la fortalesa de la resistència pacífica i per la dignitat del que no s'amaga baix un casc de la repressió, sinó mira endavant amb l'objectiu comú de la independència.

Europa hauria de ser la veu que condemna el detriment dels drets humans i afavoreix la llibertat dels pobles, i no promotora d'escoltes sordes de la realitat del seu territori i de la seva gent perquè la indiferència és el primer pas del fracàs comunicatiu.


Vídeo fet per Òmnium Cultural desprès de l'empresonament del seu president Jordi Cuixart i del de Jordi Sánchez, president de l'Assamblea Nacional Catalana (ANC) en defensa de la llibertat i la democràcia.

Vídeo hecho por Òmnium Cultural después de la prisión de su presidente Jordi Cuixart y de la de Jordi  Sánchez, presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) en defensa de la libertad y la democracia.

Imatges de la manifestació en rebuig de l'empresonament de Jordi Sánchez i Jordi Cuixart, presidents de l'Assamblea Nacional Catalana (ANC) i Òmnium Cultural resepectivament, dues institucions en la lluita pacífica per la independència de Catalunya.

Imágenes de la manifestación en rechazo de la prisión de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural respectivamente, dos instituciones en la lucha pacífica por la independencia de Cataluña.

(Versión en castellano)

#HELP CATALONIA, SAVE EUROPE



La lengua es un vehículo y no un demonio, siempre suma y nunca debería politizarse. Es un bien cultural que abre caminos de entendimiento, riqueza y visiones del mundo.

La tolerancia a las diferencias, el civismo, la libertad de expresión, de manifestación, de asociación y la independencia de los poderes garantizan la democracia.
Nunca la violencia, la obcecación y la prisión por las ideologías son el leguaje de un Estado democrático i mucho menos en el siglo XXI.
No se construye nada detrás de un muro, impedimento para cualquier diálogo. Las leyes no están escritas en piedras y no se puede utilizar la Constitución como escudo de defensa o la justicia como instrumento para establecer el statu quo oficialista.
El pueblo catalán apuesta por la luz de las velas por la paz, por la fortaleza de la resistencia pacífica y por la dignidad que no se esconde bajo un casco de la represión, sino mira hacia adelante con el objetivo común de la independencia.
Europa debería ser la voz que condena el detrimento de los derechos humanos y favorece la libertad de los pueblos, i no promotora de oídos sordos de la realidad de su territorio y de su gente porque la indiferencia es el primer paso del fracaso comunicativo.



viernes, 6 de octubre de 2017

“Després de l’1-O”


És molt complicat organitzar les idees en dies tan convulsos com els últims. Vaig tenir moltes ganes de plorar i també massa incertesa del que vindrà.

Setmanes de tensió i un cap de setmana clarament inoblidable vaig viure aquí a Catalunya, a Barcelona, al meu barri de Les Corts, a Ítaca -l’escola de les meves filles-, al costat dels meus veïns, a prop de molts altres pares i mares que defensaven el dret a dir, tan intrínsecament pròxima a altres actors i actrius socials que vam protagonitzar el dia històric de l’1 d’octubre de 2017.

Em vaig sentir com en una pel·lícula d’espionatge, tan surrealistament veritable i tan apassionadament real: més de dos milions dues-centes mil persones van aconseguir votar i exercir un dret inviolable com és la llibertat d’expressió, molt al pesar de la por, la impotència i el trencament del drets humans per la utilització irracional de la violència, que lamentablement també va ser protagonista.

Una grandiloqüent admiració i un profund dolor m’inflen el pit i em desborden les llàgrimes.

Els dies abans de l’1-O, la concatenació de fets inimaginables i amb una rapidesa arrasant, preludiaven unes jornades llargues i difícils, però mai com les viscudes. Per mi, pertocava ser i fer i en aquesta autenticitat debel·ladora trobar-me amb mi mateixa i amb el meu voltant.

L’Escola Ítaca del barri de Les Corts de Barcelona era un dels col·legis electorals del Referèndum català de l’1 d’octubre de 2017.

Però, el menyspreu cap al govern autonòmic de Catalunya per part de l’Estat Espanyol, les detencions polítiques, el tancament de pàgines d’Internet per les seves ideologies, l’arribada esperpèntica de grans vaixells als ports de Barcelona i Tarragona amb “cossos i forces de seguretat”, el discurs buit de sentit comú -mai millor dit-, la democràcia molt malferida dies enrere feien pensar que l’1-O mai arribaria per quedar-se. 

El divendres 29 de setembre a Les Corts començava la Festa Major i la imposició de l’Estat Paternalista de tancar els col·legis que fossin electorals, obligant al cos de seguretat català, els Mossos d’Esquadra a ser els “dolents” de la pel·lícula perquè clar, el protagonisme principal se’l reservaven per la Policía del Estado per fer el “dany proporcional i proporcionat”.

Aleshores, com podríem protegir del “tancament” a Ítaca en aquest context? Ens vam organitzar pel dissabte 30 de setembre i el diumenge 1 d’octubre amb unes activitats de Festa Major de la resistència encoberta.

Així, com la majoria del col·legis de Catalunya, ens vam reunir les famílies, els docents, els no docents, els familiars, els veïns del barri i qualsevol que estigués sensibilitzat per la idea de propiciar unes eleccions en defensa de la possibilitat de dir.

Per més protecció encara, dormir a l’escola amenaçada era paranoicament primordial. I així, poder escollir el meu vot materialment impossible, per mi en situació de ciutadana comunitària, per un altre de molt més transcendent: dormir a l’escola de les meves filles, al costat de l’Ulisses, el patró gegant del “cole” per deixar en pau la meva impotència personal i social que m’envoltava. 

Confesso que vaig tenir records de tot arreu i de tota mena: campaments juvenils, boyscauts, “pijamada” o pijama party, “Cordobazo”, “Mayo francés”, “el Corralito argentino”, el “Nunca Más” del Proceso Militar a l’Argentina, el Centre de estudiants de la meva “Escuelita o Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba”, els meus pares que al cel sempre em curen i les meves filles i el meu company de vida a casa nostra acompanyant-me.

Tanmateix, amb una petita colla de gent coneguda o desconeguda compartia una llarga e irònica nit, de molta por i valentia, amb el mateix objectiu comú en nom de la democràcia i sense saber el que passaria el minut següent.

Per una banda, quan despuntava l’1-O amb aquest grup de gent dintre d’Ítaca vam patir moltíssim amb les alarmes, alertes, indicacions fragmentades per seguretat, els telèfons dels advocats o centres de protecció als drets humans escrits al braç, l’”habeas corpus” a la butxaca, i -en el meu cas- el passaport i NIE (Número de Identificació d’ Estranger) amagat al sostenidor per si ens detenien, però amb tot el seny i la consciència que la rapidesa dels esdeveniments ens permetien i afortunadament sense sofrir violència.

Per altre banda, ens vam emocionar profundament per la corrent constant de gent que va començar a apropar-se a la escola tancada como una gàbia per esperar pacíficament des de les 4.40 de la matinada: el del banquet, el de la cadira de rodes, la velleta de 93 anys, el jovenet, el del nen al coll per no tenir cangur, el del megàfon, el del “bocata” de tonyina, aquella mare també itaquina, aquell pare amb ganes de resistir el que vingués.

Ens vam sentir plens per netejar les taules, per viure la arribada clandestina i alliberadora de les urnes, del vots, de cadascú dels participants: apoderats, interventors, presidents de taules, vocals, observadors internacionals que es presentaven a comptagotes per fer possible de el que semblava casi impossible.

Vam necessitar bolígrafs, ordinadors o tablets, connexions a Internet alternatives, carregadors de mòbils que s’esgotaven, cadires, entrepans, aigua, gots, cafè, pastes, regles, fulls, celo, piles que viatjaven màgicament amagades de dintre fins afora de afora fins a dintre amb solidaritat i generositat de la gent del barri, del carrer, dels amics, de la família.

Mentrestant, hi havia qui va obstaculitzar la funcionalitat de les xarxes per impedir la votació, qui va a propinar els cops de porres atropellant a qualsevol i amb graus conseqüències, qui moguts per l’escarni no van tenir mai mesura en les tumultuoses empentes en nom del “control de la societat”. 

A Ítaca vam tenir sort que ni la Guàrdia Civil ni la policia del Estat espanyol vagin entrat al col·legi, ja que al llarg del dia havien actuat a l'escola Pau Romeva i l'Institut Joan Boscà també del barri de Les Corts de Barcelona deixant prou destroçaments i ferits com saldo. Potser, la presència dels observadors internacionals o el destí mateix ens va protegir, no ho sé.

Estic convençuda que no hi ha una altre cosa més clara que parli de nosaltres com les nostres accions tan positives com negatives. Per això, crec que la lectura ha de ser de cara i de contra cara, amb un denominador comú: “LA FORÇA”. La força de la passió per escollir, de la lluita pacífica per la llibertat, de la defensa de la democràcia, de la resistència, de la paciència, de l’atrinxerament per la pau, de la participació massiva, de la consciència social, de les manifestacions de civisme i empatia.

Al front de una força bestial, violenta en la seva màxima expressió, trencadora de qualsevol dret, destructora de qualsevol integrisme humà, empobridora de qualsevol estat.

I a més a més, el passat 3 d’octubre es va realitzar en Catalunya una vaga general multitudinària amb la gent al carrer pel rebuig de la barbàrie del diumenge, contenint-se i mantenint-se en l’estratègia del silenci, les flors, la unió i la calma.
    
Mentrestant, a les 21 hores del dimarts 3 d’octubre escoltaven el discurs del Rei Felipe VI, en teoria “mediador del Estat”, que va arribar dos dies més tard del focus dels fets amb una omissió expressa de la violència i una justificació absoluta del discurs oficial.

“Majestat, així no”, va respondre al rei el President del Govern Català, Carles Puigdemont, el dimecres 4 d’octubre per la seva equivocació a l’hora de mediar, però sense precisar encara del avançament del procés independentista.

Malgrat que m’hauria agradat que el camí sigui d’entendriment, sincerament crec que els catalans mereixen l’oportunitat de la independència i Espanya uns governants i una Constitució a la alçada de la democràcia del segle XXI.

Per últim, he de agrair el moment de compartir amb respecte la mirada digna del poble català i contribuir a la premissa de que estan fent història i al mateix temps, avorrir l’odi, l’atropellament, l’obcecació i la idiotesa de qui viuen a una realitat paral·lela en nom de valors que desconeixen totalment.




(Versión en castellano)

“Después del 1-O”

Es muy complicado organizar las ideas en días tan convulsionados como los últimos. He tenido muchas ganas de llorar y demasiada incertidumbre de lo que vendrá.

Semanas de tensión y un fin de semana claramente inolvidable viví aquí en Cataluña, en Barcelona, en mi barrio de Les Corts, en Ítaca -el colegio de mis hijas-, al costado de mi vecino, cerca de muchos padres y madres que defendían el derecho a decir, tan próxima a otros actores y actrices sociales que protagonizaron el día histórico del 1 de octubre de 2017.

Me sentí como en una película de espionaje, tan surrealistamente verdadera y tan apasionadamente real: Más de dos millones doscientas mil personas consiguieron votar y ejercer un derecho inviolable como es la libertad de expresión, muy a pesar del miedo, la impotencia y la fractura de los derechos humanos por la utilización irracional de la violencia que lamentablemente también fue protagonista. 

Una grandilocuente admiración y un profundo dolor me hinchan el pecho y se me desbordan las lágrimas.

En los días previos al 1-O, la concatenación de hechos inimaginables y con una arrasante rapidez, preludiaban unas jornadas largas y difíciles, pero nunca como las vividas. Para mí, tocaba ser y hacer y en esta autenticidad develadora encontrarme conmigo misma y mi entorno.

La Escuela Ítaca del barrio de Les Corts de Barcelona era uno de los colegios electorales del Referéndum catalán del 1 de octubre de 2017.

Pero, el menosprecio hacia el gobierno autonómico de Cataluña por el Estado Español, las detenciones políticas, el cierre de páginas de Internet por sus ideologías, la esperpéntica llegada de grandes barcos a los puertos de Barcelona y Tarragona con “fuerzas y cuerpos de seguridad”, el discurso vacío de sentido común -nunca mejor dicho-, el común ausente, la democracia muy malherida días atrás hacían pensar que el 1-O nunca llegaría para quedarse. 

El viernes 29 de septiembre en Les Corts comenzaba la Fiesta Mayor y la imposición del Estado Paternalista de cerrar los colegios que fueran electorales, obligando al cuerpo de seguridad catalán, los Mossos d’Esquadra a ser los “malos” de la película porque claro, el protagonismo principal se lo reservaban para la Policía del Estado para hacer el “daño proporcional y proporcionado”.

Entonces, ¿Cómo proteger del “cierre” a Ítaca en este contexto? Nos organizamos para el sábado 30 de septiembre y el domingo 1 de octubre con unas actividades de Fiesta Mayor de la resistencia encubierta.

Así, como la mayoría de los colegios de Cataluña, nos reunimos las familias, los docentes, los no docentes, los familiares, los vecinos del barrio y cualquiera que estuviera sensibilizado por la idea de propiciar unas elecciones en defensa de la posibilidad de decir.

Para mayor protección aún, dormir en la escuela amenazada era paranoicamente primordial. De esta manera, poder escoger mi voto materialmente imposible, por mí en situación de ciudadana comunitaria, por otro mucho más transcendente: dormir en la escuela de mis hijas, al costado del Ulises, el gigante protector del “cole”, para dejar en paz la impotencia personal y social que me rodeaba. 

Confieso que tuve recuerdos de distintos sitios y de todo tipo: campamentos juveniles, boyscauts, “pijamada” o pijama party, “Cordobazo”, “Mayo francés”, “el Corralito argentino”, el “Nunca Más” del Proceso Militar en la Argentina, el Centro de estudiantes de la “Escuelita o Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba”, mis padres que desde el cielo siempre me cuidan y mis hijas y mi compañero de vida desde nuestra casa acompañándome.

Sin embargo, con un pequeño grupo de gente conocida o desconocida compartía una larga e irónica noche, de mucho miedo y valentía, con el objetivo común en nombre de la democracia y sin saber lo que pasaría el minuto siguiente.

Por un lado, cuando despuntaba el 1-O con este grupo de gente dentro de Ítaca sufrimos muchísimo con las alarmas, alertas, indicaciones fragmentadas por seguridad, los teléfonos de los abogados o centros de protección a los derechos humanos escritos en el brazo, el “habeas corpus” en el bolsillo, y -en mi caso- el pasaporte y el NIE (Número de Identificación de Extranjero) escondido en el sujetador por si nos detenían, pero con toda la sensatez y la conciencia que la rapidez de los acontecimientos nos permitían y afortunadamente sin padecer violencia.

Por otro lado, llegó a emocionarnos profundamente esa corriente constante de gente que arribaba a una escuela cerrada como una jaula para esperar pacíficamente desde las 4:40 de la madrugada: el del banquito, el de la silla de ruedas, la viejita de 93 años, el chico, el del nene al cuello por no tener canguro, el del megáfono, el del bocadillo de atún, aquella madre también itaquina, aquel padre con ganas de resistir lo que viniera.

Nos sentimos plenos por limpiar las mesas, por vivir la llegada clandestina y liberadora de las urnas, de los votos, de cada uno de los participantes: apoderados, interventores, presidentes de mesa, vocales, observadores internacionales que se presentaban a cuentagotas para hacer posible lo que parecía imposible.

Necesitamos bolígrafos, ordenadores o tablets, conexiones a Internet alternativas, cargadores de móviles que se agotaban, sillas, bocadillos, agua, vasos, café, pastas, reglas, hojas, celo, pilas que viajaban mágicamente escondidas de dentro hacia afuera de afuera hacia dentro con solidaridad y generosidad de la gente del barrio, de la calle, de los amigos, de la familia.

Mientras tanto, existía quien obstaculizó la funcionalidad de la redes para impedir la votación, quien propinó los golpes de porras atropellando a cualquiera y con graves consecuencias, quienes movidos por el escarnio no tuvieron mesura en los tumultuosos empujones en nombre del “control de la sociedad”.

En Ítaca tuvimos suerte de que no entrara ni la Guardia Civil ni la policía del Estado español, ya que a lo largo de la jornada habían provocado varios destrozos y heridos en la Escuela Pau Romeva y el Instituto Joan Boscà también del barrio de Les Corts de Barcelona. Quizás la presencia de los observadores internacionales o el destino mismo nos protegieron, no lo sé.

Estoy convencida que no hay cosa más clara que hable de nosotros como nuestras acciones tanto positivas como negativas. Por eso, creo que la lectura debe ser de cara y de contra cara, con un denominador común: “LA FUERZA”. La fuerza de la pasión por escoger, de la lucha pacífica por la libertad, de la defensa de la democracia, de la resistencia, de la paciencia, del atrincheramiento por la paz, de la participación masiva, de la conciencia social, de las manifestaciones de civismo y empatía.

En frente de una fuerza bestial, violenta en su máxima expresión, rompedora de cualquier derecho, destructora de cualquier integrismo humano, empobrecedora de cualquier estado.

En tanto, el pasado 3 de octubre se realizó en Cataluña una huelga general multitudinaria con la gente en la calle rechazando la barbarie del domingo, conteniéndose y manteniéndose en la estrategia del silencio, las flores, la unión y la calma.
    
Mientras que a las 21 horas del martes 3 de octubre escuchábamos el discurso del Rey Felipe VI, en teoría “mediador del Estado”, que se tardó dos días para hacer una omisión expresa de la violencia y una justificación absoluta del discurso oficial.

“Majestad, así no”, respondió al rey el Presidente del Gobierno Catalán, Carles Puigdemont, el miércoles 4 de octubre por su equivocación a la hora de mediar, pero sin precisar todavía sobre el avance del proceso independentista.

A pesar de que me hubiera gustado que el camino sea de entendimiento, sinceramente creo que los catalanes merecen la oportunidad de la independencia y España unos gobernantes y una Constitución a la altura de la democracia del siglo XXI.

Por último, debo agradecer el momento de compartir con respeto la mirada digna del pueblo catalán y contribuir a la premisa de que están haciendo historia y al mismo tiempo, aborrecer el odio, el atropello, la obcecación y la idiotez de quienes viven en una realidad paralela en nombre de valores que desconocen totalmente.