jueves, 21 de diciembre de 2017

Una tardor convulsionada

20 de desembre, dia de reflexió electoral, 3 mesos de una gimcana que sembla interminable, un recorregut de manifestacions de tota mena, de Procés i de pals, de pals sense procés, de neguits, “d’albioles i arrimades”, “d’icetes infectades”  i de més de 155 raons per plantar cara al blau fosc, al taronja de les reines, al vermell que sembla un gris tendre i al morat sense destí amb un groc intens, més viu que mai.

“Votarem”, “votarem”, “votarem” escolto a les meves oïdes que recorden com l’1 d’octubre es vestia de negres i blancs, de llargues nits de por i valentia, de llargs dies de coratge i acció social. Com va venir per quedar-se, com va a instal·lar-se al cor del poble, de molts del poble que desafiem la repressió, la injustícia, la intransigència, el conformisme, la presó, l’opressió i la dependència.

No han pogut fer-nos callar perquè parlar més alt precisament no indica la raó, perquè l’entendriment té que veure amb la intel·ligència i perquè no poden controlar aquesta cosa tan intrínseca com és la memòria històrica.     

Demà i com fins ara amb contundència, determinació i l’actitud pacífica de sempre donarem un pas endavant que encara no tenim clar de quines dimensions, però el temps el dirà. Endavant acabem la tardor, acabem l’any, acabem aquest capítol de aquesta convulsionada novel·la política, social, econòmica, plural amb les idees al cap, la veu clara i el cor a la mà.





miércoles, 18 de octubre de 2017

#HELP CATALONIA, SAVE EUROPE

La llengua és un vehicle i no un dimoni, sempre suma i mai hauria de polititzar-se. És un ben cultural que obre camins d'entesa, riquesa i visions del món. 
La tolerància a les diferències, el civisme, la llibertat d'expressió, de manifestació, d'associació i la independència dels poders garanteixen la democràcia
Mai la violència, l’obcecació i l'empresonament per les ideologies són el llenguatge de un Estat democràtic i molt menys al segle XXI. 
No es construeix res darrere de un mur, impediment per qualsevol diàleg. Les lleis no estan escrites amb pedres i no es pot utilitzar la Constitució com escut de defensa o la justícia com instrument per establir el statu quo oficialiste.
El poble català aposta per la llum de les espelmes per la pau, per la fortalesa de la resistència pacífica i per la dignitat del que no s'amaga baix un casc de la repressió, sinó mira endavant amb l'objectiu comú de la independència.

Europa hauria de ser la veu que condemna el detriment dels drets humans i afavoreix la llibertat dels pobles, i no promotora d'escoltes sordes de la realitat del seu territori i de la seva gent perquè la indiferència és el primer pas del fracàs comunicatiu.


Vídeo fet per Òmnium Cultural desprès de l'empresonament del seu president Jordi Cuixart i del de Jordi Sánchez, president de l'Assamblea Nacional Catalana (ANC) en defensa de la llibertat i la democràcia.

Vídeo hecho por Òmnium Cultural después de la prisión de su presidente Jordi Cuixart y de la de Jordi  Sánchez, presidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) en defensa de la libertad y la democracia.

Imatges de la manifestació en rebuig de l'empresonament de Jordi Sánchez i Jordi Cuixart, presidents de l'Assamblea Nacional Catalana (ANC) i Òmnium Cultural resepectivament, dues institucions en la lluita pacífica per la independència de Catalunya.

Imágenes de la manifestación en rechazo de la prisión de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural respectivamente, dos instituciones en la lucha pacífica por la independencia de Cataluña.

(Versión en castellano)

#HELP CATALONIA, SAVE EUROPE



La lengua es un vehículo y no un demonio, siempre suma y nunca debería politizarse. Es un bien cultural que abre caminos de entendimiento, riqueza y visiones del mundo.

La tolerancia a las diferencias, el civismo, la libertad de expresión, de manifestación, de asociación y la independencia de los poderes garantizan la democracia.
Nunca la violencia, la obcecación y la prisión por las ideologías son el leguaje de un Estado democrático i mucho menos en el siglo XXI.
No se construye nada detrás de un muro, impedimento para cualquier diálogo. Las leyes no están escritas en piedras y no se puede utilizar la Constitución como escudo de defensa o la justicia como instrumento para establecer el statu quo oficialista.
El pueblo catalán apuesta por la luz de las velas por la paz, por la fortaleza de la resistencia pacífica y por la dignidad que no se esconde bajo un casco de la represión, sino mira hacia adelante con el objetivo común de la independencia.
Europa debería ser la voz que condena el detrimento de los derechos humanos y favorece la libertad de los pueblos, i no promotora de oídos sordos de la realidad de su territorio y de su gente porque la indiferencia es el primer paso del fracaso comunicativo.



viernes, 6 de octubre de 2017

“Després de l’1-O”


És molt complicat organitzar les idees en dies tan convulsos com els últims. Vaig tenir moltes ganes de plorar i també massa incertesa del que vindrà.

Setmanes de tensió i un cap de setmana clarament inoblidable vaig viure aquí a Catalunya, a Barcelona, al meu barri de Les Corts, a Ítaca -l’escola de les meves filles-, al costat dels meus veïns, a prop de molts altres pares i mares que defensaven el dret a dir, tan intrínsecament pròxima a altres actors i actrius socials que vam protagonitzar el dia històric de l’1 d’octubre de 2017.

Em vaig sentir com en una pel·lícula d’espionatge, tan surrealistament veritable i tan apassionadament real: més de dos milions dues-centes mil persones van aconseguir votar i exercir un dret inviolable com és la llibertat d’expressió, molt al pesar de la por, la impotència i el trencament del drets humans per la utilització irracional de la violència, que lamentablement també va ser protagonista.

Una grandiloqüent admiració i un profund dolor m’inflen el pit i em desborden les llàgrimes.

Els dies abans de l’1-O, la concatenació de fets inimaginables i amb una rapidesa arrasant, preludiaven unes jornades llargues i difícils, però mai com les viscudes. Per mi, pertocava ser i fer i en aquesta autenticitat debel·ladora trobar-me amb mi mateixa i amb el meu voltant.

L’Escola Ítaca del barri de Les Corts de Barcelona era un dels col·legis electorals del Referèndum català de l’1 d’octubre de 2017.

Però, el menyspreu cap al govern autonòmic de Catalunya per part de l’Estat Espanyol, les detencions polítiques, el tancament de pàgines d’Internet per les seves ideologies, l’arribada esperpèntica de grans vaixells als ports de Barcelona i Tarragona amb “cossos i forces de seguretat”, el discurs buit de sentit comú -mai millor dit-, la democràcia molt malferida dies enrere feien pensar que l’1-O mai arribaria per quedar-se. 

El divendres 29 de setembre a Les Corts començava la Festa Major i la imposició de l’Estat Paternalista de tancar els col·legis que fossin electorals, obligant al cos de seguretat català, els Mossos d’Esquadra a ser els “dolents” de la pel·lícula perquè clar, el protagonisme principal se’l reservaven per la Policía del Estado per fer el “dany proporcional i proporcionat”.

Aleshores, com podríem protegir del “tancament” a Ítaca en aquest context? Ens vam organitzar pel dissabte 30 de setembre i el diumenge 1 d’octubre amb unes activitats de Festa Major de la resistència encoberta.

Així, com la majoria del col·legis de Catalunya, ens vam reunir les famílies, els docents, els no docents, els familiars, els veïns del barri i qualsevol que estigués sensibilitzat per la idea de propiciar unes eleccions en defensa de la possibilitat de dir.

Per més protecció encara, dormir a l’escola amenaçada era paranoicament primordial. I així, poder escollir el meu vot materialment impossible, per mi en situació de ciutadana comunitària, per un altre de molt més transcendent: dormir a l’escola de les meves filles, al costat de l’Ulisses, el patró gegant del “cole” per deixar en pau la meva impotència personal i social que m’envoltava. 

Confesso que vaig tenir records de tot arreu i de tota mena: campaments juvenils, boyscauts, “pijamada” o pijama party, “Cordobazo”, “Mayo francés”, “el Corralito argentino”, el “Nunca Más” del Proceso Militar a l’Argentina, el Centre de estudiants de la meva “Escuelita o Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba”, els meus pares que al cel sempre em curen i les meves filles i el meu company de vida a casa nostra acompanyant-me.

Tanmateix, amb una petita colla de gent coneguda o desconeguda compartia una llarga e irònica nit, de molta por i valentia, amb el mateix objectiu comú en nom de la democràcia i sense saber el que passaria el minut següent.

Per una banda, quan despuntava l’1-O amb aquest grup de gent dintre d’Ítaca vam patir moltíssim amb les alarmes, alertes, indicacions fragmentades per seguretat, els telèfons dels advocats o centres de protecció als drets humans escrits al braç, l’”habeas corpus” a la butxaca, i -en el meu cas- el passaport i NIE (Número de Identificació d’ Estranger) amagat al sostenidor per si ens detenien, però amb tot el seny i la consciència que la rapidesa dels esdeveniments ens permetien i afortunadament sense sofrir violència.

Per altre banda, ens vam emocionar profundament per la corrent constant de gent que va començar a apropar-se a la escola tancada como una gàbia per esperar pacíficament des de les 4.40 de la matinada: el del banquet, el de la cadira de rodes, la velleta de 93 anys, el jovenet, el del nen al coll per no tenir cangur, el del megàfon, el del “bocata” de tonyina, aquella mare també itaquina, aquell pare amb ganes de resistir el que vingués.

Ens vam sentir plens per netejar les taules, per viure la arribada clandestina i alliberadora de les urnes, del vots, de cadascú dels participants: apoderats, interventors, presidents de taules, vocals, observadors internacionals que es presentaven a comptagotes per fer possible de el que semblava casi impossible.

Vam necessitar bolígrafs, ordinadors o tablets, connexions a Internet alternatives, carregadors de mòbils que s’esgotaven, cadires, entrepans, aigua, gots, cafè, pastes, regles, fulls, celo, piles que viatjaven màgicament amagades de dintre fins afora de afora fins a dintre amb solidaritat i generositat de la gent del barri, del carrer, dels amics, de la família.

Mentrestant, hi havia qui va obstaculitzar la funcionalitat de les xarxes per impedir la votació, qui va a propinar els cops de porres atropellant a qualsevol i amb graus conseqüències, qui moguts per l’escarni no van tenir mai mesura en les tumultuoses empentes en nom del “control de la societat”. 

A Ítaca vam tenir sort que ni la Guàrdia Civil ni la policia del Estat espanyol vagin entrat al col·legi, ja que al llarg del dia havien actuat a l'escola Pau Romeva i l'Institut Joan Boscà també del barri de Les Corts de Barcelona deixant prou destroçaments i ferits com saldo. Potser, la presència dels observadors internacionals o el destí mateix ens va protegir, no ho sé.

Estic convençuda que no hi ha una altre cosa més clara que parli de nosaltres com les nostres accions tan positives com negatives. Per això, crec que la lectura ha de ser de cara i de contra cara, amb un denominador comú: “LA FORÇA”. La força de la passió per escollir, de la lluita pacífica per la llibertat, de la defensa de la democràcia, de la resistència, de la paciència, de l’atrinxerament per la pau, de la participació massiva, de la consciència social, de les manifestacions de civisme i empatia.

Al front de una força bestial, violenta en la seva màxima expressió, trencadora de qualsevol dret, destructora de qualsevol integrisme humà, empobridora de qualsevol estat.

I a més a més, el passat 3 d’octubre es va realitzar en Catalunya una vaga general multitudinària amb la gent al carrer pel rebuig de la barbàrie del diumenge, contenint-se i mantenint-se en l’estratègia del silenci, les flors, la unió i la calma.
    
Mentrestant, a les 21 hores del dimarts 3 d’octubre escoltaven el discurs del Rei Felipe VI, en teoria “mediador del Estat”, que va arribar dos dies més tard del focus dels fets amb una omissió expressa de la violència i una justificació absoluta del discurs oficial.

“Majestat, així no”, va respondre al rei el President del Govern Català, Carles Puigdemont, el dimecres 4 d’octubre per la seva equivocació a l’hora de mediar, però sense precisar encara del avançament del procés independentista.

Malgrat que m’hauria agradat que el camí sigui d’entendriment, sincerament crec que els catalans mereixen l’oportunitat de la independència i Espanya uns governants i una Constitució a la alçada de la democràcia del segle XXI.

Per últim, he de agrair el moment de compartir amb respecte la mirada digna del poble català i contribuir a la premissa de que estan fent història i al mateix temps, avorrir l’odi, l’atropellament, l’obcecació i la idiotesa de qui viuen a una realitat paral·lela en nom de valors que desconeixen totalment.




(Versión en castellano)

“Después del 1-O”

Es muy complicado organizar las ideas en días tan convulsionados como los últimos. He tenido muchas ganas de llorar y demasiada incertidumbre de lo que vendrá.

Semanas de tensión y un fin de semana claramente inolvidable viví aquí en Cataluña, en Barcelona, en mi barrio de Les Corts, en Ítaca -el colegio de mis hijas-, al costado de mi vecino, cerca de muchos padres y madres que defendían el derecho a decir, tan próxima a otros actores y actrices sociales que protagonizaron el día histórico del 1 de octubre de 2017.

Me sentí como en una película de espionaje, tan surrealistamente verdadera y tan apasionadamente real: Más de dos millones doscientas mil personas consiguieron votar y ejercer un derecho inviolable como es la libertad de expresión, muy a pesar del miedo, la impotencia y la fractura de los derechos humanos por la utilización irracional de la violencia que lamentablemente también fue protagonista. 

Una grandilocuente admiración y un profundo dolor me hinchan el pecho y se me desbordan las lágrimas.

En los días previos al 1-O, la concatenación de hechos inimaginables y con una arrasante rapidez, preludiaban unas jornadas largas y difíciles, pero nunca como las vividas. Para mí, tocaba ser y hacer y en esta autenticidad develadora encontrarme conmigo misma y mi entorno.

La Escuela Ítaca del barrio de Les Corts de Barcelona era uno de los colegios electorales del Referéndum catalán del 1 de octubre de 2017.

Pero, el menosprecio hacia el gobierno autonómico de Cataluña por el Estado Español, las detenciones políticas, el cierre de páginas de Internet por sus ideologías, la esperpéntica llegada de grandes barcos a los puertos de Barcelona y Tarragona con “fuerzas y cuerpos de seguridad”, el discurso vacío de sentido común -nunca mejor dicho-, el común ausente, la democracia muy malherida días atrás hacían pensar que el 1-O nunca llegaría para quedarse. 

El viernes 29 de septiembre en Les Corts comenzaba la Fiesta Mayor y la imposición del Estado Paternalista de cerrar los colegios que fueran electorales, obligando al cuerpo de seguridad catalán, los Mossos d’Esquadra a ser los “malos” de la película porque claro, el protagonismo principal se lo reservaban para la Policía del Estado para hacer el “daño proporcional y proporcionado”.

Entonces, ¿Cómo proteger del “cierre” a Ítaca en este contexto? Nos organizamos para el sábado 30 de septiembre y el domingo 1 de octubre con unas actividades de Fiesta Mayor de la resistencia encubierta.

Así, como la mayoría de los colegios de Cataluña, nos reunimos las familias, los docentes, los no docentes, los familiares, los vecinos del barrio y cualquiera que estuviera sensibilizado por la idea de propiciar unas elecciones en defensa de la posibilidad de decir.

Para mayor protección aún, dormir en la escuela amenazada era paranoicamente primordial. De esta manera, poder escoger mi voto materialmente imposible, por mí en situación de ciudadana comunitaria, por otro mucho más transcendente: dormir en la escuela de mis hijas, al costado del Ulises, el gigante protector del “cole”, para dejar en paz la impotencia personal y social que me rodeaba. 

Confieso que tuve recuerdos de distintos sitios y de todo tipo: campamentos juveniles, boyscauts, “pijamada” o pijama party, “Cordobazo”, “Mayo francés”, “el Corralito argentino”, el “Nunca Más” del Proceso Militar en la Argentina, el Centro de estudiantes de la “Escuelita o Escuela de Ciencias de la Información de la Universidad Nacional de Córdoba”, mis padres que desde el cielo siempre me cuidan y mis hijas y mi compañero de vida desde nuestra casa acompañándome.

Sin embargo, con un pequeño grupo de gente conocida o desconocida compartía una larga e irónica noche, de mucho miedo y valentía, con el objetivo común en nombre de la democracia y sin saber lo que pasaría el minuto siguiente.

Por un lado, cuando despuntaba el 1-O con este grupo de gente dentro de Ítaca sufrimos muchísimo con las alarmas, alertas, indicaciones fragmentadas por seguridad, los teléfonos de los abogados o centros de protección a los derechos humanos escritos en el brazo, el “habeas corpus” en el bolsillo, y -en mi caso- el pasaporte y el NIE (Número de Identificación de Extranjero) escondido en el sujetador por si nos detenían, pero con toda la sensatez y la conciencia que la rapidez de los acontecimientos nos permitían y afortunadamente sin padecer violencia.

Por otro lado, llegó a emocionarnos profundamente esa corriente constante de gente que arribaba a una escuela cerrada como una jaula para esperar pacíficamente desde las 4:40 de la madrugada: el del banquito, el de la silla de ruedas, la viejita de 93 años, el chico, el del nene al cuello por no tener canguro, el del megáfono, el del bocadillo de atún, aquella madre también itaquina, aquel padre con ganas de resistir lo que viniera.

Nos sentimos plenos por limpiar las mesas, por vivir la llegada clandestina y liberadora de las urnas, de los votos, de cada uno de los participantes: apoderados, interventores, presidentes de mesa, vocales, observadores internacionales que se presentaban a cuentagotas para hacer posible lo que parecía imposible.

Necesitamos bolígrafos, ordenadores o tablets, conexiones a Internet alternativas, cargadores de móviles que se agotaban, sillas, bocadillos, agua, vasos, café, pastas, reglas, hojas, celo, pilas que viajaban mágicamente escondidas de dentro hacia afuera de afuera hacia dentro con solidaridad y generosidad de la gente del barrio, de la calle, de los amigos, de la familia.

Mientras tanto, existía quien obstaculizó la funcionalidad de la redes para impedir la votación, quien propinó los golpes de porras atropellando a cualquiera y con graves consecuencias, quienes movidos por el escarnio no tuvieron mesura en los tumultuosos empujones en nombre del “control de la sociedad”.

En Ítaca tuvimos suerte de que no entrara ni la Guardia Civil ni la policía del Estado español, ya que a lo largo de la jornada habían provocado varios destrozos y heridos en la Escuela Pau Romeva y el Instituto Joan Boscà también del barrio de Les Corts de Barcelona. Quizás la presencia de los observadores internacionales o el destino mismo nos protegieron, no lo sé.

Estoy convencida que no hay cosa más clara que hable de nosotros como nuestras acciones tanto positivas como negativas. Por eso, creo que la lectura debe ser de cara y de contra cara, con un denominador común: “LA FUERZA”. La fuerza de la pasión por escoger, de la lucha pacífica por la libertad, de la defensa de la democracia, de la resistencia, de la paciencia, del atrincheramiento por la paz, de la participación masiva, de la conciencia social, de las manifestaciones de civismo y empatía.

En frente de una fuerza bestial, violenta en su máxima expresión, rompedora de cualquier derecho, destructora de cualquier integrismo humano, empobrecedora de cualquier estado.

En tanto, el pasado 3 de octubre se realizó en Cataluña una huelga general multitudinaria con la gente en la calle rechazando la barbarie del domingo, conteniéndose y manteniéndose en la estrategia del silencio, las flores, la unión y la calma.
    
Mientras que a las 21 horas del martes 3 de octubre escuchábamos el discurso del Rey Felipe VI, en teoría “mediador del Estado”, que se tardó dos días para hacer una omisión expresa de la violencia y una justificación absoluta del discurso oficial.

“Majestad, así no”, respondió al rey el Presidente del Gobierno Catalán, Carles Puigdemont, el miércoles 4 de octubre por su equivocación a la hora de mediar, pero sin precisar todavía sobre el avance del proceso independentista.

A pesar de que me hubiera gustado que el camino sea de entendimiento, sinceramente creo que los catalanes merecen la oportunidad de la independencia y España unos gobernantes y una Constitución a la altura de la democracia del siglo XXI.

Por último, debo agradecer el momento de compartir con respeto la mirada digna del pueblo catalán y contribuir a la premisa de que están haciendo historia y al mismo tiempo, aborrecer el odio, el atropello, la obcecación y la idiotez de quienes viven en una realidad paralela en nombre de valores que desconocen totalmente.


  




jueves, 28 de septiembre de 2017

El meu Referèndum

De producció propia
És curiós. El mateix dia en que Twitter ha ampliat a 280 els espais per dir el que vulgueu a les xarxes socials, un Fiscal del Estat espanyol ha enviat als Mossos d’Esquadra, el cos de seguretat català, a precintar ben precintat els col·legis electorals per obstaculitzar una vegada més el dret a dir.
En un teòric Estat de Dret es trenca la democràcia, s’intervé el autogovern autonòmic de Catalunya, s’utilitza el Poder Judicial que hauria de ser independent per fer prohibicions de facto, tornen els presos polítics, es tanquen webs de associacions per les seves ideologies, s’atropella la llibertat d’expressió i la possibilitat d’escollir, es busca suport en Trumpinlandia per donar més surrealisme a les setmanes que estem vivint.
No puc votar el diumenge perquè com comunitària, Espanya i les seves lleis no el permeten, però com ciutadana de fa catorze anys a Catalunya em sento part d’aquest procés i d’aquesta realitat que no em deixa fora ni a mi ni a la meva família. I per això, m’allibero dient vull un país amb democràcia que permeti una consulta popular en un context de llibertat, es l’hora de canviar de recorregut per re definir un altre full de ruta, crec en que les identitats es construïen amb l’empatia del que viu al nostre costat.

És un moment històric i em sento agraïda de estar conscient e intentar amb intel·ligència llegir les antralines dels fets i dels seus diferents escenaris. Aquí els deixo el meu humil granet de sorra i espero que el futur sigui de participació absoluta.


domingo, 20 de agosto de 2017

Atentados en Cataluña, 2 días después

El horror aún corre por mis venas, tan rápido como la furgoneta que arrolló a su paso a casi 150 personas la pasada tarde del jueves 17 de agosto de 2017 en La Rambla de Barcelona, dejando un saldo de 13 muertos y más de un centenar de heridos.
La consternación ante un acto tan abominable nos dejaba nuevamente casi sin respiración cuando en la madrugada del jueves 18 de agosto la policía local abatía a cinco participantes de una célula terrorista compuesta hasta el momento de 12 individuos en el Paseo Marítimo de la ciudad tarraconense de Cambrils que pretendía ampliar sus atentados con simulados cinturones de explosivos, resultando un muerto y 6 heridos.
Una detonación en un chalet de la ciudad de Alcanar también en la provincia de Tarragona el pasado miércoles 16 de agosto hubiera precipitado unos atentados que, de no haberse producido la destrucción de los explosivos, se supone de un alcance mucho mayor del ocurrido.
París, Londres, Bruselas, Estocolmo, Barcelona parecen estratégicas manchas en el mapa para propagar el odio yihadista. Grandes capitales en lugares simbólicos para publicitar la sinrazón y el escarnio.
El jueves pasó en Barcelona y, aún sabiendo que podía ocurrir porque nadie en el mundo está exento, me espeluzna, me revela, me provoca un inmenso dolor.
Barcelona es el lugar que he elegido para vivir, en el que he crecido como adulta junto a mi marido y en el que han nacido mis hijas, donde está mi núcleo familiar de 4 y muchos de mis amigos y conocidos. Barcelona es también mía desde hace 14 años y hoy la veo sufrir y me entristece profundamente.
Debo agradecer que ni yo ni nadie de mi entorno estuviese en el momento oportuno caminando por La Rambla, el corazón de la ciudad condal donde transitan millares de turistas y residentes de diferentes partes del mundo, a las 17 del pasado 17 del 2017.
Debo creer en el destino de no haber ido al centro el jueves por la tarde cuando lo tenía previsto por la mañana, que una de mis amigas haya cambiado el recorrido de regreso a su casa y que otra haya vivido el suceso desde las persianas de un bar aledaño donde logró esconderse, en fin que estemos vivas para contarlo.
El jueves después de saber lo que había pasado nos blindamos en casa pendientes de las noticias, mensajes y llamados; el viernes salimos sólo por el barrio a despejar la cabeza y el sábado respiré hondo y fui sola a hacer mi duelo.
Subí las escaleras del metro que me conducían a la calle, justo en frente del Teatro Liceo y a pocos metros del mosaico de Joan Miró, donde se paró la furgoneta del atentado.
Mis piernas me temblaron al pisar las baldosas de La Rambla abarrotada de gente y cubierta de velas, cartas, mensajes, peluches, globos, flores y lágrimas de todos los lugares del mundo.
Confieso que sentí silencio frente a la multitud y una insostenible emoción me inundó hasta mojarme las mejillas, mientras leía una hermosa poesía callejera sobre el amor y el odio. Mis pasos recorrieron el largo trozo que aquel vehículo blanco hizo dando eses por la parte central a modo de procesión.
Medios de comunicación de todas partes, conmoción, pluralidad, desafío, eternas colas para comprar flores que se acababan como agua entre las manos y ningún sitio dónde encontrar una vela.
Mi próxima parada era el Ayuntamiento de Barcelona. Allí, una interminable cola de ciudadanos y turistas esperaban para firmar el libro de condolencias en el Saló del Cent, consistorio habilitado por el gobierno de la ciudad para homenajear a las víctimas y reivindicar la paz. Casi una hora hasta rubricar mi consternación, mi respeto y mi más firme deseo de convivencia pacífica entre los pueblos y sin miedo. Y así, volver de regreso a La Rambla de Barcelona con una rosa blanca en la mano para apoyarla en aquel altar urbano en forma de mundo a nuestros pies.
Libre, aliviada, humanizada, agradecida por el amor recibido de parte de tantos emprendí el camino a casa para intentar la normalidad.

miércoles, 28 de junio de 2017

La bandera del arco iris

                                       

9:30 horas de la mañana. Ya dejamos a Sofía, su hermana menor de casi 3 añitos que tiene guardería hasta mitad de julio, fuimos al parque a columpiarnos y ahora estamos volviendo a casa a jugar. Lucía tiene 6 años, está de vacaciones, no va al casal d’estiu (escuela de verano) y comparte los días con mamá que aprovecha para conocerla más y darse cuenta de cuánto está creciendo. Llegamos a la esquina de casa del barrio de Les Corts de Barcelona y me dice:    

- Mami
mirá, es la bandera del arco iris.

- Ahh qué bueno, seguro la hizo un
grafittero como la del chico con una tabla de surf ¿Por qué pensás que pintó esta bandera en la calle?

-
 A esta bandera ya la vimos en la tele el otro día ¿Qué quiere decir?




Cruzamos la calle y nos sentamos en el banco cerca de la esquina mirando la bandera del arco iris. Lila, azul, verde, amarillo, naranja y rojo.
- ¿Vos sabés lo que significa una reivindicación?, dije.

- No…

- ¿Te
acordás cuando hicimos la manifestación del cole? Salimos con banderas, carteles para luchar para que en tu cole haya un patio para todos, arreglen la cocina para que puedan cocinar en un espacio saludable y el sorral (arenero) no se inunde…

-
 ¡Sí, me acuerdo!

-
 Bueno, eso es una reivindicación, l
a lucha por una causa, por un motivo. Vos sabés que las parejas pueden ser de un hombre y una mujer y qué más…

-
 De dos hombres… o de dos mujeres, mamá.

-
 Claro, así es… Las personas que tienen de pareja a una persona de su mismo sexo, o sea dos mujeres o dos hombres se los llama gays (es una palabra en inglés) y ellos están luchando para que se los acepte así porque lo importante es elegir a alguien para querer y todos somos iguales y libres para hacerlo…

-
 Claro ahora entiendo: el lila y el azul, una mujer y un hombre, el verde y el amarillo dos hombres y el naranja y el rojo, dos mujeres…

Así de simple, así de posible, así de comprensible fácilmente. Los niños y niñas leen la realidad con fluidez y aprenden a respetar lo que les enseñamos, de allí la importancia de la libertad como ejemplo y el amor ante cualquier elección. Como sociedad no deberíamos estar reivindicando lo que ya está normalizado y me alegra saber que para Lucía es una concepción aceptada que no tiene motivo de manifestación.

domingo, 12 de marzo de 2017

El amor con forma de ositos refugiados

15:15 horas. Atenas, Grecia, retorna a Barcelona en vuelo directo un grupo de voluntarios que desde hace una semana ayudan a montar una clínica odontológica ambulante en los squads, escuelas y hospitales ocupados por refugiados, mediante la intervención de la ONG Acción Planetaria que lo hace posible gracias a la caridad de personas que ponen su granito de arena, una pequeña parte de su vida para hacer menos duro el dolor y “contribuir a ayudarnos entre todos”.


Waleed se abraza a Sandra para no soltarse jamás. Le duele el alma y ha encontrado el refugio que mitiga su dolor y como un bálsamo de aire fresco respira otra energía limpia y parecida al amor. Waleed tiene 4 años y 3 largos minutos de un abrazo interminable como de una mamá. Sandra es Sandra Broch, odontóloga, propietaria y trabajadora de la Clínica Broch Dental del Carrer Fortuny número 9 de Hospitalet de Llobregat, Barcelona, madre de tres hijos, ex jugadora profesional de baloncesto y una chica apasionada si las hay. Mireia Morera, su compañera de trabajo, colega como odontopediatra también en la Clínica Broch, dulce y emocionada hasta las lágrimas mira esta escena desde la proximidad del trabajo improvisado y alentado por las necesidades que allí están y no hay tiempo que perder. Laura Benedi, fotógrafa, amiga de ambas, documenta cada retazo de una experiencia brutal e inolvidable y la imagen de Waleed abrazado al amor golpea su objetivo para mostrarnos la realidad.
Siria llora una guerra civil casi 6 años después y los refugiados siguen esperando que las administraciones se pongan de acuerdo para saber qué hacer con ellos, mientras mueren en los intentos por sobrevivir. Las ONGs son los organismos paliativos del dolor y los voluntarios esos instrumentos de sanación del cuerpo y del espíritu, pequeñísimos instantes de humanidad hechos materia.
Los voluntarios que vuelven hoy a Barcelona han tenido intensas jornadas de trabajo, desde las 9 o 10 de la mañana a les 17 o 18 horas de la tarde arreglando bocas, repartiendo amor en forma de ositos de tela, reconstruyendo sonrisas y sabiendo que la vida no se mide por las cosas materiales que tengas sino por las memorias que creas, según sus posteos en las redes sociales.


“Queríamos hacer algo, sabemos que no arreglamos nada de la situación pero que hemos entregado un pedacito de nuestras vidas para intentar ayudarnos entre todos y tirar para adelante. Somos un grupo heterogéneo que no nos conocíamos de nada, algunos de la profesión de odontología y otros que no pero que ayudamos igualmente y hoy volvemos convencidos de que han sido las vacaciones mejor invertidas”, así se despedían los voluntarios de Atenas anoche mirando el Acrópolis y repasando cada sonrisa conquistada que llenaron estos días dolorosos y felices.







Vídeo de un momento de felicidad compartida 

Guerra de Siria en 5 minutos https://www.youtube.com/watch?v=DDOhQuH_ggE

miércoles, 8 de marzo de 2017

Resistencia femenina



8 de marzo, Día Internacional de la mujer. Mujeres que en silencio resisten los avatares del machismo o gritan sus resistencias con las acciones activas y la cabeza bien puesta. Esas que de sensibilidad saben bastante y de que el tiempo se estira como un chicle para hacer un sinnúmero de cosas casi simultáneamente. Esas que han tenido que ser doblemente inteligentes para conciliar o intentar conciliar cada día la vida personal y la profesional, esas que han sabido posicionarse en el escenario donde se cocinan las trascendencias, más allá de las oposiciones del sistema.
Todas formamos un conjunto que se nutre y crece con la masculinidad al costado, interpretando alianzas y riquezas en los géneros que suman y siguen juntos por los caminos de la vida. No somos contrarios, no somos opuestos, no somos competencia, somos equipo, somos diferentes, somos una suma de particularidades, simplemente somos.
Tenemos reglas de todos los estilos, esas que son para cumplir, esas que son para romper, esas que son para cambiar, esas que llegan cada mes, esas que no llegan y se transforman en hijos, esas que se van para dejarnos el calor de los años, esas que no cesan y nunca se convierten en bebés, esas que nos dejan tambaleantes para el poder, esas que no nos dejan ser, las que sí nos permiten, las que sí nos hacen ganar espacios y tiempos, las que son de los demás, las que son nuestras.
Gracias a la vida por haber encontrado mujeres que me han felicitado por entrar a este mundo femenino, por amarme, por cuidarme, por autogestionar mis necesidades, por saber de un postre o un pastel, por jugar con palabras, por enseñarme a pensar y saber que ser inteligente es una condición indispensable, por odiar los quehaceres del hogar pero saber hacerlos y compensarlos con los besos de los hijos, por leer la realidad que nos rodea a flor de piel y continuar las luchas. Gracias a todas las que me han contagiado de ganas de vivir e ilusión, ganas de compartir y charlar, ganas de sufrir acompañadas y mirándonos a la cara, ganas de conocernos y disfrutarnos. Gracias a esas pequeñas mujercitas que con intensidad le dan sentido a los días, a mis respuestas y cierran el círculo de la vida.

martes, 17 de enero de 2017

A poc a poc

Photo by Gustavo Bertero http://garamante.shutterchance.com/
Cada uno encuentra una chispa para ser feliz, cada quien intenta caminar al paso justo de su tiempo, en el lugar donde la vida nos pone para dar y recibir, para aprender porque nunca dejamos de hacerlo.

A poc a poc, de mica en mica, sense pressions, al costat de qui ens emplena el dia a dia, nosaltres mateixos i ells juguen a omplir els que ens fa falta i ens acompleixen.

Tranquila, calma, estás donde tienes que estar y podrás hacerlo siempre que creas que es posible. Todo se puede sólo que necesita evolucionar a su ritmo, respetando su compás.

Així, com de cop i volta, surt l’ansietat, aquesta enemiga de les desapercebudes raons per paralitzar-nos i sembrar la llavor de la incertesa.

Cree, crea, déjate llevar por la ilusión y comprobarás que aunque no comprendas todo tiene sentido.

El gust de tastar el sabor del desconegut, la sabiesa d’esperar el seu torn, la meravellosa situació del saber estar.

Mírate hacia adentro que encontrarás las respuestas, que el agua llegará al río fluyendo y darás el próximo paso.

http://dlc.iec.cat/
http://www.enciclopedia.cat/obra/diccionaris/diccionari-castella-catala

sábado, 19 de noviembre de 2016

Un debate reflexivo

Que els nens s‘ho passen bé! ¡Eso es lo más importante! Con estas dos frases prefiero quedarme hoy después de dos días de un chat interminable de un grupo de WhatsApp del cole de mi hija poniéndonos de acuerdo sobre el tema cumpleaños: regalo estándar, simbólico, chuchería, no regalo, buen regalo, 1 euro por niño o cincuenta céntimos de euro, cumpleaños mensuales o trimestrales, con los compañeros de dos clases o de una, significado trascendental de la fiesta como día especial o relativización de su importancia. 
En un mundo en teoría libre y democrático todos estamos llamados a opinar, aunque creo que más de una vez deberíamos ejercitar el silencio para aprender a escucharnos y ser empáticos con las posturas diyuntivas. Pretendemos que nuestros hijos se pongan de acuerdo con sus pares siendo que como adultos ante las primeras diferencias colgamos la toalla y nos enrredamos en nuestras propias necesidades. 
Cada lectura tiene su punto de vista válido pero dejemos que la coherencia y la sensibilidad nos posibiliten no perder el norte. 
No olvidemos el punto de vista del niño que no sabe de «optimización» y de «simplificación» porque se recuesta en la ilusión y el protagonismo propio de su día especial: su cumpleaños. 
Si como adultos nos despojáramos de las culpas y remordimientos que nos provoca ser padres en un sistema materialista, utilitario, contradictorio, efectista, sin tiempos, cerca o lejos de nuestros vínculos familiares, quizás podríamos volver a antiguos valores y disfrutar de un momento único como el recuerdo del nacimiento de nuestros hijos.
Apostemos por los lineamientos generales que nos ayudan de guía pero encontremos nuestra propia medida convencidos y seguros de estar haciendo lo mejor que podemos para ellos.
No existen las fórmulas perfectas y muchísimo menos desde que somos padres. 
Relativicemos las formas pero no el contenido, busquemos envoltorios que se ajusten a nuestra caja de sorpresas sin dejar de lado las sorpresas. Emocionémonos que ellos se contagiarán y ese es nuestro más natural reto. Hagamos antes de pensar en no hacer. Trasmitamos que ellos sentirán. Os propongo cerrar el año calendario con la idea de conectarnos con el niño o la niña que fuimos para que nos cueste menos reflexionar y afrontemos el 2017 movilizados por los pequeños y grandes instantes de la vida.